El Obelisco ruge con el Súper TC 2000