Automovilismo / El GP de Singapur de F.1. En la oscuridad, fue el príncipe