Automovilismo / El Gran Premio de Mónaco. Entre el glamour y los ceños fruncidos