Fórmula 1. Ferrari apuesta a una fórmula ganadora