Automovilismo / Fórmula 1. Lluvia y un duelo de popes en Montecarlo