Los coches contaron con su propio congreso

Disertaron ilustres figuras y se expusieron máquinas históricas
Roberto Berasategui
(0)
18 de diciembre de 2001  

El automovilismo deportivo argentino vivió una experiencia única: por primera vez se realizó una exposición y un congreso dedicados a la actividad, con la presencia de nombres ilustres de la disciplina, además de máquinas que quedaron en la memoria colectiva de la afición nacional.

Personalidades como Juan María Traverso, Guillermo Ortelli, Ernesto Bessone, Norberto Fontana, entre otros, animaron diversas mesas de debate, al margen de disertaciones fascinantes, como la emotiva charla que ofreció el periodista Alfredo Parga, rememorando sus comienzos y algunas anécdotas junto con Juan Manuel Fangio; la extraordinaria explicación del constructor Juan Gaffoglio, que desde hace tres décadas arma en los Estados Unidos prototipos para las empresas automotrices más importantes del mundo, y la teleconferencia desarrollada con el ingeniero Enrique Scalabroni (a cargo del proyecto los motores Asiatech, de F.1) desde Londres.

Si bien el público se mostró atraído por el rugir de los motores de Turismo Carretera, por el prolijo diseño de los TC 2000, las particularidades de los coches del Rally Argentino y del Turismo Nacional, y el encanto de viejas máquinas (el Ford de Oscar Gálvez de 1961, por ejemplo) el automovilismo argentino contó con una oportunidad excelente para encausar a la actividad hacia un buen puerto.

El acto oficial de apertura del congreso estuvo a cargo del ingeniero Carlos García Remohí, presidente de la CDA del Automóvil Club Argentino (ACA), y Oscar Aventín, titular de la Asociación Corredores de Turismo Carretera (ACTC). El legendario José Froilán González fue el presidente honorario del congreso.

Se ofrecieron diez mesas de debate, en las que se habló de marketing, autódromos, seguridad, fábricas y concesionarios, medios de comunicación, medicina, tecnología y espectáculo, los monoplazas, el rol de los pilotos y el futuro de la actividad.

Los seminarios apuntaron a los especialistas en motores y chasis. Figuras de la talla de Omar Wilke, Marcelo Esteban, Rafael Balestrini, Jorge Pedersoli, Marcos Laborda, Tulio Crespi, Edgardo Fernández, Alberto Canapino y Tato Ferrea, que se desempeña en los Estados Unidos, asombraron con sus explicaciones.

Si bien el público y las partes involucradas disfrutaron de las charlas, es una gran oportunidad para los dirigentes y todos aquellos que, de alguna u otra forma tienen responsabilidades en el automovilismo argentino, para encontrar conclusiones de manera conjunta, que permitan encausar a la segunda disciplina deportiva en la Argentina, detrás del fútbol, según se indicó, con cifras fehacientes.

Una excelente idea desarrollada por Carburando se concretó gracias al aporte de todos los sectores del automovilismo argentino. Resta ahora el punto más productivo de esta cadena: el análisis y la autocrítica de los dirigentes.

Traverso y la despedida

En la última mesa de debate, Juan María Traverso ratificó que 2002 será su "último año como piloto", tanto en el TC 2000 como en el Turismo Carretera. El ex campeón se abrazó con el motorista Jorge Pedersoli, que se negó a asistirlo en su regreso al TC. Norberto Fontana, en tanto, admitió también la posibilidad de correr en TC.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.