“Marcos Di Palma es un tipo resentido”

Omar Martínez arremetió contra el arrecifeño por sus actitudes
(0)
3 de diciembre de 2001  

RIO GALLEGOS (De un enviado especial).- Firmaba autógrafos a los hinchas de Ford que fueron a darle ánimo en el momento más difícil del año. Omar Martínez, en silencio, retribuía el afecto con su firma estampada en papeles, remeras o banderas. “Me hubiese gustado pelearlo en la pista dignamente. Qué voy a hacer ahora...”, se resignaba el entrerriano.

  • Subcampeón enojado. Por tercera vez consecutiva, el Gurí se quedó con el número 2 en el Turismo Carretera. “Este es el subcampeonato más doloroso”, reconoció, para luego admitir su estado de ánimo: “Tengo bronca, no lo oculto. Hubo un piloto que me hizo perder cuatro puestos. Me esperaba en la recta opuesta y me frenaba para que el resto me pasara. Sí, fue Marcos Di Palma. Llegué a estar sexto y en una maniobra pasé al 12° lugar. No soy de llorar o de quejarme. No le voy a decir nada, mucho menos ir a pegarle, pero no lo entiendo. Es un resentido que lo único que lleva es el apellido Di Palma. Patricio, su hermano, después me vino a gritar alguna cosa al auto. Seguro que su padre nunca hubiera hecho algo así”, dijo el Gurí.
  • Marcos Di Palma mostró sin disimulo la intención de molestar a Martínez. “Yo quiero que gane Ortelli porque es de Chevrolet y porque el Gurí es un pecho frío”, había declarado anteriormente el arrecifeño.

    Y con un coche que extrañamente compitió como si estuviese liviano (llevaba 240 kilos por el lastre acumulado más el originado por el cambio de motor) sólo corrió para “ensuciarle la cancha” al Gurí.

  • La voz de Canapino. “No vamos a entrar en el juego de Marcos. Supongo que debiera recibir alguna sanción. Pero nosotros somos civilizados. Igualmente me sorprendió como funcionaba su coche con tantos kilos. El motor debe ser muy bueno y por eso Juan María Traverso los habrá elegido para volver a la categoría el año que viene”, comentó con ironía Alberto Canapino, preparador de Martínez.
  • La actitud de Di Palma es reprochable. Una definición de un campeonato, en el que se pone en juego el resultado de un año de trabajo, no debe ser ensombrecida por una actitud de un tercero.

    No se lo merece Martínez, que luchó con lo que tuvo a mano, ni tampoco Ortelli, que realizó un trabajo impecable en busca del logro final de la temporada. Pareció que Marcos quiso adjudicarse algún porcentaje de la conquista cuando en realidad sólo se adueñó de una actitud deplorable.

    Luego Martínez fue penalizado con un pase y siga por la calle de boxes por un toque a Bessone, en el que el Dodge de Tito se desacomodó y perdió algunas posiciones.

    Esto demostró que, a veces, en la Asociación Corredores Turismo Carretera se juzga rápidamente, como en este caso, y no así en otras competencias en las que las desclasificaciones o los recargos son efectuados tres días más tarde. Finalmente se supo que el Dodge de Bessone transitaba con un neumático pinchado (el trasero derecho) y por ese motivo se produjo el incidente.

    En fin...

    Todo le sale bien

    RIO GALLEGOS (De un enviado especial).- “En un momento, Ortelli casi se va de pista, pero no se fue. Tuvo suerte. Quizás es Massimo Ortelli, el de la propaganda, al que todo le sale bien. Hablando en serio, creo que fue más regular que yo, y es un justo campeón. Lo felicito”, dijo el Gurí.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Deportes

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.