Martínez fue inalcanzable en Nueve de Julio

(0)
24 de junio de 2002  

NUEVE DE JULIO (DyN).- Después de dominar la carrera desde el propio momento en que el semáforo mostró la luz verde, Omar Martínez consiguió, en el autódromo Ciudad de Nueve de Julio, su primera victoria de la temporada y, al mismo tiempo, se metió de lleno en la pelea por el campeonato de Turismo Carretera.

Sorprendió la victoria del Gurí Martínez. Porque su Ford no parecía el más potente de todos los autos de esa marca que dominaron las pruebas este fin de semana. Porque a diferencia de otros no había probado en el escenario de la carrera y porque ésta, para él, no parecía ser la mejor de las temporadas, teniendo en cuenta que hasta tuvo dificultades para formar su equipo.

Pero a la hora de la verdad, el Gurí dejó atrás todos los inconvenientes y salió a jugarse a suerte y verdad frente a Henry Martin, Diego Aventín y Juan Manuel Silva, que en los pronósticos tenían mejores posibilidades.

La presión que los rivales pudieron imprimirle a Martínez no duró mucho. Sólo el tiempo suficiente como para que Martin cometiera algún error y se diera cuenta de que superar al Gurí era casi imposible.

Esta sensación se generalizó e hizo que la carrera no tuviera grandes pasajes de emoción en la primera mitad. Es más, hasta las últimas cuatro o cinco vueltas la competencia bien podía ser tildada de aburrida, o monótona. Pero en los últimos metros se vio un espectáculo que pagó con creces el esfuerzo de la gran cantidad de público que se acercó hasta Nueve de julio.

¿Qué cambió en el final? La actitud. Muchos atacaron en las últimas vueltas para tratar de escalar un lugar en el clasificador. Allí habrá que mencionar el gran trabajo que realizaron Guillermo Ortelli (el mejor Chevrolet), Ernesto Bessone (Dodge) y Aventín.

Desde atrás, Ortelli estuvo muy cerca de quedarse con el segundo lugar, pero Martin lo aguantó bien. Finalmente ese intento fue un mal negocio para el piloto de Salto, que terminó perdiendo la tercera posición tras una excelente maniobra del Pumita Aventín.

En ese sprint final otro de los que perdieron fue Ernesto Bessone. Tito venía embalado, después de desplazar del tercer lugar a Ortelli, pero al llegar a una curva levantó el pie del acelerador y le cedió el lugar a Silva (entró pasado de velocidad) para que el chaqueño no lo impactara con su Ford.

Cuando nadie lo esperaba -el mismo entrerriano reconoció que no estaba para ganar- Martínez logró su decimoquinto triunfo en el TC y ya está pisándole los talones a Ortelli en un certamen que de a poco va tomando temperatura.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?