Otros gigantes que desafiaron el tiempo

(0)
24 de diciembre de 2009  

Michael Schumacher no es el único que se fue y volvió. Sus colegas Niki Lauda y Alain Prost también lo hicieron en la F.1. El austríaco, campeón en 1975, quedó al margen por un accidente en Nürburgring, en 1976, volvió en el ejercicio siguiente y logró otro campeonato. Se retiró en 1978, con dos coronas, y retornó en 1982 para sumar, dos temporadas después, su tercer título; el francés dijo adiós en 1991 y regresó sólo para correr en 1993. Se consagró campeón por cuarta vez y allí selló su retiro definitivo.

Claro que estas vueltas no son exclusivas del automovilismo: dos veces sancionado por doping, Diego Maradona retornó en 1992 en Sevilla y en 1995 en Boca, después de la suspensión en el Mundial de los Estados Unidos. Otros sonados casos de retornos a la actividad fueron los del ciclista Lance Armstrong, quien por un cáncer testicular se fue en 1996; cuando volvió lo hizo a lo grande y ganó nada menos que siete veces el Tour de Francia. Se llamó a sosiego desde 2005 y regresó una vez más este año, cuando acabó 3° en la tradicional prueba. Tal vez Michael Jordan sea el mito mayor de la NBA y ello no le impidió "irse y volver" más de una vez, al punto que dejó la actividad tres veces: lo hizo en 1993, en 1999 y la definitiva, en 2003.

No todos pudieron brillar tanto como lo habían hecho en un principio: cuando volvió, el nadador Mark Spitz (7 medallas doradas en Munich 72), no pasó la clasificación para Barcelona 92.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.