Pechito López, de la triple corona que no fue, al sueño de la Fórmula 1

"Esta vez me tocó perder a mí", sostuvo el gran candidato al título; en los próximos días se anunciará su ingreso en la máxima categoría
(0)
21 de diciembre de 2009  

Seguramente, no estaba en los planes de nadie, pero una vez más el diablo metió la cola y cambió los planes en una competencia de Turismo Carretera. La gran mayoría del público, aunque se amparaba (como siempre) en los colores de Ford y Chevrolet, se llegó hasta el autódromo Oscar y Juan Gálvez con la certeza de que sería muy difícil que se le escapara el campeonato al Torino de José María López. El cordobés, ganador este año de los títulos de Turismo Competición 2000 y TRV6, era el gran favorito para ganar la Copa de Oro del TC hasta que, en el giro 19, lo castigó una mancha de aceite.

"Esta vez me tocó perder a mí. Es inútil ponerse a pensar ahora, hay que hacer borrón y cuenta nueva y pensar en positivo", dijo Pechito después de la competencia, cuando se decidió a abandonar su motorhome, en el que se encerró tras el infortunio y, seguramente, ahogó sus penas por el título que estaba tan cerca y se le escapó tras un fuerte despiste.

"El aceite en la pista me sentenció. Tengo un sabor muy extraño", dijo mientras masticaba la desazón. López, tantas veces criticado por su vehemencia y por jugarse a todo o nada en circunstancias en las que la lógica no lo indica de ese modo, esta vez venía sin apremios, tercero, asegurándose la corona detrás de la lucha que sostenían Moriatis y Castellano, quienes también pisaron el aceite que dejó el motor roto del Torino de Martín Basso, compañero de Pechito.

"Pese a que para mí éste fue un año excepcional, para esta corona había apostado mucho, pero así son las carreras, y hay que aceptarlas. El aceite me dejó sin nada porque estaba en un lugar muy rápido y no pude controlar el auto, que salió disparado. Así estaba escrito, pero sé que di todo, estoy tranquilo", agregó Pechito, que no pudo convertirse en el primer piloto en ganar tres campeonatos nacionales en el mismo año.

Sobre la competencia, explicó: "Estaba saliendo todo bien y por radio el equipo me avisaba lo que estaba pasando. Teníamos todo controlado y a favor, pero de pronto se precipitó el problema".

Concluida su actividad en el automovilismo local, a Pechito sólo le queda por delante una actividad de tres días en Termas de Río Hondo, donde probará entre el 28 y el 30 del actual un chasis Dallara de Fórmula 3 Sudamericana. Luego (si esto no acontece antes), se dedicará a esperar la confirmación de su llegada al equipo USF1 de la máxima categoría.

Sobre el particular, ayer, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, dijo a La Nacion: "Por nuestra parte ya está todo acordado. Tengo entendido que los próximos días se dará a conocer el anuncio", en relación con la esperada voz oficial de Peter Windsor o Ken Anderson, los responsables del equipo.

Involuntario actor en la definición, ya que por la rotura de su motor se despistaron Castellano y López entre otros, dijo Basso: "No sólo abandoné, sino que la mancha de aceite que quedó en la pista provocó varios despistes, incluido el de Pechito. Lamento mucho haber influido de este modo en la definición del campeonato, pero los fierros tienen estas cosas", dijo el rafaelino.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.