Profundidad de tres hipótesis

Por Alfredo Parga Para LA NACION
(0)
22 de mayo de 2003  

Repaso las tres hipótesis de la semana última. La incomprensible demora en la construcción de la F2003-GA, el nacimiento del motor potenciado de Renault y la lentitud de McLaren para poner su flamante MP4/18 en pista.

En Ferrari, donde jamás se conocerá la causa de la demora en la construcción del nuevo auto, pueden estimar que valió la pena. Ni el fuego pudo frenar al número 1 de la Fórmula 1. Su piloto bromeó más tarde sobre el tema y la verdad es que, con el fuego como vecino, el hombre aparentaba estar bastante lejos de un ataque de nervios. Aunque la parada superara los 20 segundos.

Después explotaría el motor del Williams más rápido. ¿Qué pasa con Williams? Y Raikkonen, que todavía no está endurecido para discutir con Schumy, se veía adelantado sin reacción. El más flamante producto de Módena está en camino de ser mejor, todavía, que la hermanita que fue al museo. Como búsqueda técnica, es todo un logro; para el campeonato puede ser un golpe terrible. Si la combinación Schumacher+Ferrari continúa operando con ese segundo largo que tiene de ventaja, que nadie se ilusione. Todo estaría definido aquí. Pero no es aconsejable precipitarse con esta deducción.

A su vez, Renault se prometía un motor incentivado. Parece ser que se ganaron unos 10 caballos, pero el motor falló en el estreno; le reventó en plena recta al bueno de Alonso. Momentáneamente, no es negocio cambiar 10 caballos por confiabilidad. Ahí está focalizada una duda notable; Alonso pasaba al muletto y éste arrancaba rebosando combustible. Para detenerse una sola vez. La cosa no iba mal; era 8° cuando tres de los cinco coches que lo precedían tenían que volver a detenerse. ¿Puede interpretarse el recurso como un ardid que vulnera el reglamento? Es para pensar.

Finalmente, McLaren. El viejo coche es rápido todavía, pero no dobla tan rápido como la Ferrari. Si el nuevo auto no es notoriamente superior en Canadá, Ron Dennis habrá perdido el tren y la F.1, mucho de su interés a corto plazo. Lo bueno es que viene Mónaco. Y en Mónaco, todo cabe. Hasta para ampliar la cuota de la incertidumbre, que este año es una atractiva pasajera de la categoría. Es algo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.