Opinión. Puede que los golpes engañen