Raies, sinónimo de campeón

El piloto cordobés obtuvo su 15a corona nacional; "me hubiese gustado ganarle el título a Recalde", confiesa
Leandro Murciego
(0)
5 de diciembre de 2001  

El paradójico final de la temporada argentina de rally, que se concretó en Punta del Este, dejó una figura indiscutible: el domingo último Gabriel Raies (Toyota Corolla), el nuevo campeón argentino de la Clase A8.

Familiero, pasional y verborrágico, vive su 14° título en el rally nacional (el 15° en su carrera, ya que hay que sumarle un certamen en pista, en Top Race). Lo siente como si fuese su primer campeonato, y el brillo de sus ojos lo delata.

"A los 44 años sigo dando batalla y estoy para pelear contra todos los pibes que corren en la categoría... Estoy feliz, y cómo no voy a estarlo si lo único que siempre me interesó en la vida fue correr. A los 14 años me subía a los coches del equipo de mí padre y hacía las mismas marcas que sus pilotos oficiales. Treinta años después, no sólo estoy festejando un título, sino que además hasta me pagan por correr. Soy un afortunado..."

Al margen de la euforia, Raies dejó escapar algún destello de melancolía. "Más allá de toda mi felicidad, hoy siento algo extraño. A mí me hubiese gustado ganarle el título a Jorge Recalde (murió este año). Ese era mi gran sueño, pero no se pudo dar... Ahora estaríamos abrazados, chichonéandonos un poco... Pero yo sé que él me está mirando desde arriba... y este título en parte es para él. El fue el tipo al que más batallas le di arriba y debajo de los coches...", comentó entre lágrimas.

"Ves, soy un llorón", dijo con su cadencia cordobesa, como para romper un poco el clima... "Lo primero que hice cuando terminé la carrera y me pude bajar del coche fue buscar a Roña (su nieta Candela, de 4 años) para abrazarla y llorar un poco de alegría juntos. Ella es el motor de mi vida. Es mi debilidad."

Y agregó: "No puedo decirle que no a nada. Por ejemplo, el martes, antes de irme para Uruguay, se me paró en mi oficina de Córdoba; se puso con los brazos en jarra y me dijo: ¿Así que no puedo ir? Sabés que voy a extrañarte mucho. Resultado viajé con ella y con mi señora al día siguiente para Punta del Este...", afirmó, refugiándose entre risas, el campeón de rally.

Con el abandono de Roberto Sánchez, su rival, en la segunda etapa, la jornada del domingo último sólo fue una excusa, un guiño cómplice como para que pudiese devolver parte del afecto que Raies recibe en cada competencia. "Quería darle a la gente lo que ellos quieren ver: derrapes, curvas estiradas, aceleraciones violentas, como agradeciendo a todos."

Raies, en medio de su gran alegría, dedicó un tiempo para hablar de Sánchez. "La verdad es que es un fenómeno, tengo que felicitarlo porque hasta el final fuimos peleando todo cabeza a cabeza. Pero esta vez el título se va conmigo para Córdoba. Eso sí, de algo estoy seguro. El día en que Roberto se dé cuenta de la clase de piloto que es y comience a tener más confianza en sí mismo nadie va a poder pararlo. Va a ser un piloto impresionante. Pero tiene que superar esa inseguridad...", comentó.

Raies, muy lejos de aquel chico que ya a los 9 años piloteó por primera vez un automóvil, se dejó invadir por los recuerdos. "Pensar que cuando empecé sólo éramos, a duras penas, dos mecánicos y yo. Tuve que aprender a hacer de todo, desde cambiar un motor hasta arreglar la chapa del coche. Claro que ahora todo es distinto. Hay cinco mécanicos por coche. Pero igual cuando me bajo del auto siempre hago algo, pero los muchachos me dicen que hago alguna cosita y enseguida me borro..."

Ahora, a veinte años del primero de sus títulos en el rally, Gabriel Satanás Raies tiene dos metas en las cuales deposita toda su energía: "Quiero ganar mí 16° campeonato y lograr que al Rally Argentino le den el lugar que se merece. Esta es la herencia que recibí de Recalde...", concluyó el flamante campeón nacional.

Sánchez, el rival

El piloto tucumano Roberto Sánchez, que compite con Subaru Impreza, la próxima temporada dejará la Clase 8 del Grupo A y se dedicará a competir en la N4, por problemas presupuestarios. También evalúa la posibilidad de correr en el TC 2000.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.