Recategorizar un espectáculo devaluado, el desafío del TC