Schumacher, la estrella que está de vuelta

A un paso de cumplir 41 años, firmó para Mercedes y estará en la F.1 en 2010, después de tres temporadas de inactividad; hay gran decepción en Ferrari
(0)
24 de diciembre de 2009  

HAMBURGO.- "Totalmente encendido." Con esas palabras, mezcla de estado de ánimo y de motivación extra de cara a lo que se avecina, el alemán Michael Schumacher definió sus sensaciones al estampar su firma con el equipo Mercedes-Benz de Fórmula 1, con lo que quedó sellado el regreso del séptuple campeón a la máxima categoría el año venidero. Así se llegó al final de un largo sendero de rumores, voces de pasillos que iban y venían por los boxes y cuchicheos en los paddocks durante los Grandes Premios de 2009.

A los 41 años, que cumplirá el 3 de enero, y después de tres completos de inactividad -incluido un frustrado regreso este mismo año- el Káiser volverá a las pistas. En su página web, Schumy confirmó que firmó un contrato de tres años con las "flechas de plata", escudería que compartirá con su compatriota Nico Rosberg. Estará bajo los mandos de Ross Brawn, su viejo amigo con el que logró numerosos éxitos en Benetton y luego en Ferrari y que el propio germano señaló como un atractivo fundamental para cimentar su vuelta.

"La F.1 cambia constantemente. Una vez que estás fuera, estás fuera", había dicho en noviembre de 2006, refrendando en 2008: "Me enamoré de mi nueva vida, tengo la libertad que siempre deseé y no me quedan ideas de regresar". La lesión de Felipe Massa durante la clasificación para el GP de Hungría de este año empezó a hacerlo cambiar de opinión y se forzó para reemplazarlo. "Es una desafortunada situación la que vive el equipo y no puedo ignorarla", argumentó cuando se aprestaba a suplir al brasileño. Pero los dolores en el cuello le sacaron la idea. "Estoy decepcionado por ello", sentenció en agosto último. Desde allí, siguió trabajando junto con Ferrari, equipo al que juró no abandonar nunca, desde la posición o el cargo que fuera, aunque ya no como corredor.

Las cosas empezaron a cambiar en el último GP, en Abu Dhabi, cuando Brawn (ya campeón con su propio equipo) le preguntó si tenía ganas de volver. "Me parece que no estoy preparado para ello", le contestó Schumacher. "Pero dos semanas más tarde, cuando me volvió a llamar, me di cuenta de que mi vieja pasión estaba ahí, esperando", agregó el alemán. Y no sólo eso. El séptuple monarca, que con 41 años será el piloto más veterano de la grilla (apenas un año más que Juan Manuel Fangio cuando ganó su primer título, en 1951), anunció que llega a Mercedes (ex Brawn GP) "para ganar" su "octavo título mundial".

Lo que generó algunas controversias fue su adiós a Ferrari, team al que se incorporó en 1996. En el sitio del alemán se lee: "Tras 14 años en Ferrari, la llevaré siempre en mi corazón, si bien ahora seremos rivales. Estoy feliz de que la separación se haya producido de modo armónico y que en el futuro sigamos siendo amigos". No obstante y aunque Schumy le agradeció al presidente de Ferrari, Luca Cordero di Montezemolo, y a todo el equipo italiano "por el tiempo pasado juntos", muchos hinchas no lo ven así. Hay tifosi que se sienten traicionados por el alemán, que les había jurado lealtad eterna. "Me siento decepcionado por su decisión, pero continuaremos siendo amigos", dijo el propio Di Montezemolo sobre el anuncio que ya se perfilaba. La Gazzetta dello Sport , en cambio, se pronunció con mayor dureza y acusó al alemán directamente de "alta traición".

Dixit

"Es grandioso tenerlo otra vez en la F.1. es una leyenda y un tipo realmente agradable al que yo solía ver cuando estaba en las categorías inferiores"

Lewis Hamilton

"Es un gran desafío para mí enfrentar a uno de los mejores pilotos de todos los tiempos. Estoy seguro de que formaremos un equipo muy fuerte"

Nico Rosberg

"Creo que el excepcional récord que tiene Michael en la Fórmula 1 habla por sí mismo y por eso espero con ansias volver a trabajar con él"

Ross Brawn

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.