Senna, en el recuerdo

(0)
26 de abril de 2004  

IMOLA (DPA).- Su imagen sigue aquí. Enquistada, como si fuera parte del circuito, más allá del monolito que recuerda su viaje final en la curva de Tamburello o del flamante recorrido que lleva su nombre, una especie de museo con máquinas y pertenencias de sus años en la Fórmula 1. A diez años de la muerte de Ayrton Senna, la magia del brasileño sigue en la categoría. En cada gesto, homenaje o mención.

Ayer, el austríaco Gerhard Berger hizo conmover a todos cuando, dos horas antes de la carrera, dio dos vueltas al trazado Enzo y Dino Ferrari con el Lotus Renault aurinegro. Aquel que Ayrton llevó al éxito en Estoril, en 1985, cuando salió de perdedor...

"Senna fue la persona más especial que conocí en mi vida. Tenía un carisma extraordinario que hacía de él un ser inalcanzable", explicó Berger, que compartió muchos momentos en el equipo McLaren con el desaparecido campeón fallecido el 1° de mayo de 1994 en este autódromo.

Mientras, una gran cantidad de flores, pancartas y cirios quedaron al pie de la escultura de Senna que hay enfrente de la curva Tamburello, como muestra de la devoción y el cariño de la gente por el piloto.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.