"Sintieron frío y me dieron fuego"

Michael Schumacher bromeó sobre el problema vivido en los boxes; indicó que no pensó en abandonar, aunque admitió que tuvo dudas sobre su máquina durante la carrera
(0)
19 de mayo de 2003  

SPIELBERG, Austria.- "Mis mecánicos creyeron que tenía frío. Sintieron frío y me dieron fuego, para darme un poco de calor", ironizó Michael Schumacher, en alusión al principio de incendio que sufrió su Ferrari en la primera detención en los boxes, aunque destacó "el altísimo profesionalismo" de los mecánicos de Ferrari, que salvaron rápidamente el fuego que se desató en su máquina cuando recargaba combustible en el GP de Austria.

"No fue lindo ver el fuego, pero jamás pensé en abandonar la máquina", agregó Schumacher, ganador de la prueba y que lució imperturbable en esos segundos de pánico que vivió el box de Ferrari.

El alemán reconoció que volvió a la pista con fuertes dudas por el temor de que su Ferrari hubiese sufrido daños durante el percance, pero se tranquilizó: "Siguió funcionando a la perfección y no me ocasionó el mínimo fastidio hasta la bandera a cuadros", concluyó.

En cambio, Barrichello, tercero después de lidiar en las últimas vueltas con el finlandés Kimi Raikkonen (McLaren-Mercedes), se mostró frustrado: "No fue un buen fin de semana. Además, estaba muy resfriado y transpiré mucho durante la carrera".

El brasileño agregó: "Pagué el precio de las pruebas de clasificación y de haber elegido para la carrera neumáticos diferentes, con un compuesto más blando, pero no me quejo, al contrario, estoy satisfecho, sobre todo porque mi Ferrari respondió muy bien, al punto que en las tres últimas vueltas estuve a un paso de superar a Raikkonen", agregó.

De no haber sufrido una demora extra de diez segundos por el problema en la recarga de combustible, Barrichello habría llegado segundo, coincidieron los especialistas.

El director deportivo de Ferrari, Jean Todt, explicó que tras el problema sufrido por el brasileño en su primera parada, en el giro 21, se optó por cambiar el tanque para la recarga para el pit stop inmediato de Schumacher, pero sin tiempo de limpiar el combustible que había quedado en la boca de la manguera.

El combustible cayó sobre la Ferrari de Schumacher y el calor de la descarga desató el principio de incendio, según la explicación oficial suministrada por el team italiano.

Un costo de 150.000 euros

El sistema de recarga de combustible se realiza con una máquina que es igual para todos los equipos, suministrada por la firma francesa Inter Technique a un costo de 150.000 euros cada una. "Inmediatamente nos dimos cuenta de que los daños eran muy limitados", afirmó Chris Dyer, ingeniero de Schumy.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.