TC en Rosario: Rossi expuso su talento y dejó su marca con maniobras y palabras

Matias Rossi se quedó con la victoria en Rosario
Matias Rossi se quedó con la victoria en Rosario Fuente: LA NACION - Crédito: ACTC
Alberto Cantore
(0)
5 de mayo de 2019  • 23:59

Dominante en la pista y en los cronómetros, pensante para explotar la supremacía que evidenció durante el fin de semana el Ford N°5, Matías Rossi también se exhibió crítico cuando tuvo que opinar sobre el renovado autódromo de Rosario. Ganar con una maniobra ajustada una carrera que terminó por tiempo, debido a que el ingreso en cuatro oportunidades del Auto de Seguridad impidió cumplir con las 30 vueltas; romper la sequía de nueve fechas sin triunfos de la marca, casualmente la última tuvo su sello, el 9 de septiembre, en Paraná; acomodarse en el 10° puesto del campeonato, después de no participar en la apertura del calendario por una sanción que le aplicó la Asociación Corredores Turismo de Carretera (ACTC) y abandonar en Centenario, son datos numéricos que reflejaron el éxito de Rossi en Rosario, una plaza que recuperó el Turismo Carretera después de 51 años y siete meses, aunque el remozado Juan Manuel Fangio evidenció fallas estructurales que no pudieron ser disimuladas y que los pilotos se encargaron de exponer.

Rossi se encargó de enseñar el camino apenas se inició la actividad: el vienes dominó los entrenamientos, marcó la pole al día siguiente -un especialista en la vuelta rápida, ya que obtuvo 9 de las últimas 15- y cuando se intuía que sería una victoria aplastante, la lluvia trastocó la planificación: con el respaldo del Nova Racing, que se presenta como un equipo satélite del Donto Racing, Rossi defendió la victoria en la serie clasificatoria que abrió el espectáculo de ayer; de no ingresar el Auto de Seguridad en la segunda manga, Valentín Aguirre (Dodge) lo hubiera relegado al tercer cajón de la grilla, esa que lideró en la carrera final Gabriel Ponce de León (Ford), que analizó no concurrir a Rosario por problemas de presupuesto. El juninense triunfó en la tercera serie y fue el puntero de la competencia decisiva durante 12 vueltas.

Si Rossi desde hace un tiempo enseñó tener un auto veloz para marcar la pole, aunque a partir de las series el rendimiento del Ford decaía de manera alarmante, en Rosario el conjunto revirtió la tendencia: fue contundente en todo momento. Que la carrera no tuviera continuidad, debido a los Autos de Seguridad, le resultaba un escollo para imponer el ritmo avasallante. En un trazado donde ensayar una maniobra de superación es complejo, Rossi arriesgó -tuvo el respeto de Ponce de León- y rubricó su tarea con la victoria N° 25 en el TC. Apenas ejecutó el sobrepaso, el Auto de Seguridad entró en escena por un golpe de Nicolás González (Torino) contra el muro, aunque no dejó dudas acerca de la legimitidad de la maniobra: los banderillero todavía no señalaron neutralización. "Su auto es de otra categoría", lo definió Christian Ledesma (Chevrolet), que completó el podio; "Estaba muy firme, después de superarme era inalcanzable", admitió Ponce de León, que agradeció a su hermano Mariano y de su padre Roberto, sostenes del equipo familiar que cuenta con los motores de Alfredo Gardelito Fernández.

Antes de sellar la victoria, lleva 11 temporadas consecutivas con al menos un triunfo, Rossi, que advirtió que la lluvia podría empeorar al crítico autódromo, expuso sus divergencias y aceptó el riesgo. "Se puede correr, aunque el circuito no está como debería estar. No sé cuánto tiempo de trabajo le falta. Personalmente, asumo los riesgos y los acepto, de lo contrario me iría a mi casa", le dijo a VisionAuto, después de ser consultado por los muñecos de neumáticos sin enzunchar, las banquinas de tierra y mal terminadas. "Hay vías de escape, pero si te vas afuera te pegás. Faltaron detalles de terminación: la pista estaba sucia cuando llegamos el jueves, estaban pintando los pianitos", comentó Ledesma.

Rossi marcó el pulso en la pista y con sus opiniones expuso una problemática que en el automovilismo argentino no es propiedad únicamente del Turismo Carretera.

Cien años de carreras y un premio de $ 2 millones

La próxima cita del TC será el 26 de mayo en el autódromo de Rafaela, que celebrará su centenario como organizador de pruebas automovilísticas. La competencia tendrá característica de especial, con un premio de 2 millones de pesos para el ganador. La ACTC, en la semana, confirmó que en el autódromo de Centenario, en Neuquén, se desarrollará el Gran Premio Coronación.

Con el 10mo puesto, Urcera se mantiene como puntero

El neuquino José Manuel Urcera (Chevrolet), con 186 puntos, se mantiene como puntero del campeonato de TC. El 10mo puesto no resultó un mal desempeño para el piloto del JP Carrera, que aventaja por 28 unidades a Mariano Werner (Ford); Guillermo Ortelli, que trepó al 4to puesto del clasificador en Rosario tras el recargo que sufrió Valentín Aguirre (Dodge) por un toque a Jonatan Castellano (Dodge), es 3ero, con 153,5; Facundo Ardusso (Torino), 7mo, con 140,5 puntos, aparece primero entre los ganadores en 2019.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.