Your browser does not support javascript

Opinión. Una rivalidad que asombra y que debería ser normal