Valentino Rossi, el rey en la noche de Qatar