Pese a las limitaciones operativas. Ayala está cerca