La Copa del Rey. Bajo la mirada de Pekerman