Suscriptor digital

Balunek, Ordás y un sueño: Sydney 2000

(0)
26 de marzo de 2000  

Mediados de 1998. Damián Ordás se entera en Bañolas, España (allí se preparaba el seleccionado argentino para el Mundial de Alemania), de que su padre, Alberto, está gravemente herido, a causa de los perdigones recibidos en un asalto. Damián regresa al país para estar junto a su padre, que fallece días más tarde.

// // //
14 de febrero último. Walter Balunek es baleado por un custodio del Banco Francés (cabo primero Luis Alejandro Núñez), que lo confunde con un asaltante, al salir con su padre, José, de la sucursal Pacheco, donde había depositado la beca de la Secretaría de Deportes, dinero que pretendía utilizar para viajar al torneo Preolímpico de México.

// // //
Mediodía caluroso en la pista de remo Virgilio Uribe, ubicada a unos 2500m sobre el nivel del mar. Allí, donde se efectuaron las regatas de los Juegos Olímpicos del 68, los argentinos Ordás y Diego Aguirregomezcorta acaban de ganar una plaza para Sydney 2000 en el dos remos largos sin timonel peso abierto, tras superar, con 6m52s70/100, al equipo local, Cuba y Venezuela, en la final del Preolímpico. Balunek, que llegó el jueves último para acompañar a la delegación en el certamen, les entrega la medalla dorada, sube con ellos a lo más alto del podio y los tres, entre lágrimas, festejan. "Después de todo lo que nos pasó, al fin nos llegó una buena. Fue una emoción muy grande. Nuestra obligación era clasificar este bote para Walter", aseguró Manguera Ordás (mide 2,01m), en un diálogo telefónico con La Nación , y luego añadió: "Diego respondió como atleta, pero sobre todo como persona".

La actitud de Aguirregomezcorta merece ser destacada, porque desde un principio se comprometió a dar lo mejor de sí, aun sabiendo que si Balunek se recupera física y psicológicamente deberá cederle su puesto. "Es una alegría enorme, porque es más importante que Walter pueda ir a los Juegos a que pueda ir yo -comentó Aguirregomezcorta-. Sabía que estaba de prestado en este bote, y no iba a aprovechar lo que le pasó a Walter para ir a Australia. Mi obligación era subirme a la embarcación y buscar un lugar para él en Sydney."

No era sencillo para Balunek contener su profunda emoción. "Esto es muy fuerte. Les agradezco a los dos todo lo que hicieron por mí, pero más a Diego, que se portó de manera increíble conmigo. Espero poder recuperarme para correr los Juegos, que es el sueño de cualquier deportista, pero si no puedo, me la bancaré. El médico me dijo que dentro de unos 20 días podré volver a entrenarme, pero no quiero adelantarme. Sé muy bien que voy a tener que seguir luchando, aunque no pierdo la fe."

Tres atletas. Dos, que están intentando recuperarse de los embates del destino para llegar al ciento por ciento a Sydney. Y ello gracias a otro, que dejó sus intereses al margen y demostró que ser el segundo también puede ser una buena manera de sentirse primero.

Fernández y Garisoain-Peguri, clasificados

MEXICO.- El seleccionado argentino logró otros dos lugares en la 1ª jornada final del Preolímpico de esta ciudad. Fue en la disciplina single abierto masculino, en la que Sergio Fernández le ganó a Brasil, Chile, Paraguay, Cuba y el bote local, con un tiempo de 7m16s30/100, y en la categoría dos remos cortos peso ligero femenino, en la que María Julia Garisoain y Marisa Peguri se ubicaron 3as., con una marca de 7m44s50/100, detrás de las locales y Cuba y delante Brasil.

Hoy, a las 10.30 hora local (las 13.30 de nuestro país), otras tres embarcaciones nacionales buscarán una plaza: Sebastián Massa-Ulf Lienhard, en el doble par ligero; Dolores Amaya, en el single abierto; Horacio Sicilia-Fernando Loglen, en el doble par abierto, y Mario Cejas-Martín González-Leonardo Pedroza-Leonel Chiaradía, en el cuatro sin timonel ligero.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?