Barcelona, como un auténtico campeón