Aprovechar este presente, la consigna de la dirigencia

Se intenta canalizar en el futuro el promisorio momento del seleccionado nacional
Se intenta canalizar en el futuro el promisorio momento del seleccionado nacional
(0)
27 de agosto de 2001  

NEUQUEN (De un enviado especial).- Los dirigentes argentinos apuntalan el gran momento del seleccionado nacional e interpretan que es necesario aprovecharlo -con varias ideas- tras su paso por Neuquén con la clasificación bajo el brazo para el Mundial de Indianápolis 2002. La nueva consigna es un cabal aprovechamiento del impulso que recibió el basquetbol en las últimas semanas, con un gran apoyo popular a una disciplina que necesitaba de un ejemplo contundente como el que dio el equipo nacional, que cautivó a la gente, y no sólo acá, porque la TV lo llevó a otros rincones del país y del mundo.

Apoyo masivo . Con dos jugadores en la NBA y varios que se destacan en Europa, la convocatoria de público y de sponsors está garantizada en cualquier estadio del país. Se advirtió aquí, en Neuquén, donde la población hizo un enorme esfuerzo, en un momento económico difícil; compró su entrada y se acercó en cada jornada al estadio Rucha Che y alentó al conjunto albiceleste.

El interés por el seleccionado argentino se había advertido durante la etapa preparatoria cuando muchos dirigentes del interior ofrecieron sus estadios para algún partido amistoso, en una clara muestra de que todos quieren ver de cerca al poderoso equipo, y ahora mucho más.

Lejos de casa. Lo que no se ignora es que existe un enorme problema, el mismo que padecen el fútbol y el voleibol: la mayoría de los jugadores actúa en clubes europeos, donde las competencias duran casi nueve meses, y les queda poco tiempo para tomarse vacaciones y dedicarse un tiempo prudencial al plantel nacional.

Rubén Wolkowyski y Pepe Sánchez juegan en los Estados Unidos; Emanuel Ginóbili y Leandro Palladino lo hacen en Italia; Gabriel Fernández en Francia y Andrés Nocioni, Lucas Vitoriano, Luis Scola y Fabricio Oberto, en España. Resta conocer el futuro de Hugo Sconochini, pero seguramente también continuará su carrera en el Viejo Continente.

Ideas, proyectos. ¿Cómo darle sentido al trabajo para que los argentinos puedan disfrutar del equipo durante más tiempo? La situación es complicada, aunque ya se están buscando fechas. Michael Stura, secretario de la Asociación de Jugadores, contó: "Por ahí encontramos unos días en diciembre y se puede organizar un torneo en Navidad".

También Horacio Muratore, presidente de la Confederación Argentina, habló del tema: "Me gustaría realizar miniconcentraciones y algunos amistosos en Europa durante los descansos de las ligas de España e Italia. La idea es que el equipo se junte dos o tres veces al año. En octubre próximo nos vamos a reunir con Rubén Magnano para encontrarle una solución".

Fechas confirmadas. Anoche, en un comunicado, se informó el programa de la Argentina previo al Mundial de Indianápolis,que arrancará el 29 de agosto de 2002. Del 9 al 11 de ese mes, el seleccionado jugará tres amistosos con Brasil y dos equipos clasificados para la Copa del Mundo. Del 16 al 18 se desarrollará el Súper 4 en Buenos Aires, mientras que el 20 y el 22 se harán dos partidos más en sedes por licitar.

No es fácil, los dirigentes lo saben; es el mejor momento; y hasta los sponsors -generalmente reticentes- ahora ofrecen 200.000 dólares por un lugar en la camiseta o un cartel en el estadio. No habría que desaprovecharlo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.