Belgrano ya lo extraña

La despedida de Ramacciotti
(0)
30 de diciembre de 2001  

CORDOBA.- Carlos Ramacciotti se despidió el jueves último de Belgrano. Tuvo una relación de respeto con los hinchas, de amistad y hasta de complicidad con los jugadores. Es posible que Ramacciotti dirija a Gimnasia y Esgrima La Plata o a Unión, después de haber dejado a Belgrano con 26 puntos en el Apertura. La performance del equipo fue buena, si la memoria remite a lo que era el plantel antes del certamen.

Después de salvarse del descenso a mediados de 2001, ganándole otra vez a Quilmes la promoción, Belgrano quedó diezmado. Llegaron jugadores con una misma historia: la del sacrificio, el silencio y la de querer sobresalir.

Con ellos forjó esta buena campaña, aunque por arrastre de anteriores temporadas negativas no ha podido liberarse de la zona de descenso. Con ellos estableció, también un vínculo cómplice que se trasladó a mucho más allá del campo de juego.

A mediados de cada semana, Ramacciotti convocaba a todo el plantel para visitar a gente necesitada. Estuvieron en el Instituto de Rehabilitación al Mogólico, en una escuela de Hipoacúsicos, en la escuela Carolina Mosca, dedicada a chicos con dificultades de comprensión intelectual; en el Cetram, un centro de rehabilitación de menores con antecedentes delictivos. Fueron una docena de visitas. Y siempre con una camiseta de Belgrano en la mano.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.