Una asistencia mágica de Prigioni ante los Nets