Cleveland-Golden State: un partidazo de LeBron James para que la final de la NBA tenga otro capítulo