Básquetbol / El mundial de Turquía. Con mentalidad de superhéroes