Con ropa "militar" y un Manu Ginóbili encendido, los Spurs perdieron en los últimos segundos ante New Orleans