Cuestión de autoridad

Los Lakers mostraron mayor decisión y temple en los segundos finales para derrotar a San Antonio por 99-95 y empatar 2 a 2 la serie semifinal del Oeste; Kobe Bryant y Shaquille O´Neal fueron las figuras; Manu Ginóbili terminó con 13 puntos, 4 rebotes y 4 asistencias
(0)
12 de mayo de 2003  

Pese a no contar en el banco con el técnico Phil Jackson -le realizaron una angioplastia anteanoche-, Los Angeles Lakers no perdieron su mística ganadora en los momentos cruciales y derrotaron angustiosamente a San Antonio por 99-95, para igualar la serie semifinal del Oeste 2 a 2.

Mañana, a las 22.30 (hora de la Argentina), y televisado por ESPN, se disputará en Texas el quinto partido de la serie, que se resolverá al mejor de siete. El sexto choque será el jueves próximo, en Los Angeles.

El bahiense Emanuel Ginóbili tuvo un destacado desempeño en 23 minutos y redondeó una valiosa planilla estadística: 13 puntos (2 de 5 en dobles, 2 de 4 en triples, 3 de 4 en libres), 4 rebotes, 4 asistencias, 3 faltas y un recupero.

El de ayer fue un típico partido de playoff: intenso, muy parejo y de resolución agónica, que se decidió por los méritos del ganador y las impericias del perdedor. Lo ganó el tricampeón porque no le tembló la mano en los momentos cruciales. Por la autoridad y determinación, especialmente de sus estrellas Kobe Bryant (35 puntos y 7 rebotes) y el pivote Shaquille O´Neal (29, 17, 5 asistencias y 4 tapas).

Pero, sin dudas, los Spurs desperdiciaron una grandiosa oportunidad de ponerse triple match-point (3 a 1) en el parcial porque cometieron graves errores sobre el final y no supieron mantener importantes ventajas: 16 puntos (43-27) sobre el final del primer tiempo y 10 (64-54) al promediar el tercer cuarto. Claro que lo peor sucedió al final, cuando Tim Duncan (36 y 9), por lejos la gran figura de San Antonio, perdió una pelota clave a 24 segundos del cierre y con el tanteador 96-95 para los Lakers. Pero mucho más grosera fue la equivocación del base Tony Parker, que a 14 segundos del epílogo realizó un saque lateral a las manos de Bryant, al que debieron detener con falta y allí, desde la línea de libres, el astro de los Lakers sentenció el resultado.

Más allá de las cuestiones de autoridad, quedó la sensación de que el bullicioso ambiente del Staples Center afectó al arbitraje a la hora de sancionar las faltas. Los Lakers lanzaron 45 tiros libres (35 acertados) y San Antonio tiró 19 menos: 26 (20 embocados). Una amplia diferencia que es más preponderante en un final ajustado. Los Lakers también ganaron en tapas 8 a 2.

Sin volver al nivel del tercer partido, el campeón jugó como tal. San Antonio tendrá que saber que en esta instancia los partidos casi siempre se ganan en el último minuto.

Ganaron Dallas y los Sixers

Luego de dos suplementarios (igualaron en 113 y 125), Dallas -Van Exel 40 puntos- venció como visitante a Sacramento 141-137 y pasó a ganar 2 a 1 la semifinal del Oeste. En el Este, Philadelphia Sixers -Iverson 25- superó como local a Detroit Pistons por 93-83 y redujo la desventaja en la serie (2 a 1).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.