Dennis Rodman: "A Manu Ginóbili le admiro su determinación para ganar"

Personaje extravagante de la NBA, el Gusano visitó Buenos Aires y dijo que el bahiense puede lograr un anillo más
Alejandro Panfil
(0)
26 de marzo de 2014  • 16:30

Si hay un personaje que los norteamericanos todavía no terminan de comprender, a pesar de que ya tiene 52 años, ése es Dennis Rodman, un jugador que se destacó por su enorme competitividad y capacidad defensiva, pero mucho más por su forma de ser, siempre extravagante, extrovertida y polémica. Cuando hoy es común que los jugadores luzcan tatuajes, extraños colores de pelo y múltiples piercings sólo por una cuestión de imagen, Rodman, en su época, hizo lo mismo, pero para decirle al mundo que él no quería ser normal: simplemente quería seguir sus propias reglas. Y a pesar de su vida de excesos, nadie le quitará el hecho de haber sido compañero de equipo de Michael Jordan, el mejor de todos los tiempos, y de haber ganado cinco anillos de la NBA, misma cantidad que glorias con carreras más "prolijas", como Magic Johnson o Kobe Bryant.

"El Gusano", cuya última ocurrencia fue haberse hecho amigo del líder norcoreano Kim Jong-un, está en la Argentina para la exhibición Legends of Basketball, junto a otras glorias, como Gary Payton, Latrell Sprewell, Vin Baker, Tony Campbell y Charles Smith. Y a pesar de no ser afecto a las formalidades, Rodman se prestó amable y puntual a la entrevista con La Nacion.

-Para tu carrera, ¿qué fue lo malo y qué lo bueno de ser Dennis Rodman?

-Lo malo, entre otras cosas, fue haberme visto en la Corte. Eso fue raro, además de tener sexo con mujeres famosas y todo el asunto con las drogas. La parte buena fue cuando me enfocaba y me mentalizaba en el básquetbol.

Buenos Aires es una hermosa ciudad y no sólo vengo a jugar: quiero conocer, recorrer los barrios, charlar con la gente, interactuar con los chicos y ver sus caras

-¿Extrañás la NBA?

-No, ya dejé atrás la NBA, ya hice lo mío. Y todos los que estamos acá ya dejamos atrás la NBA. Ahora estamos ocupados en nuestras familias y viajando por el mundo, mostrando algo de lo que fuimos como jugadores profesionales. La NBA se volvió famosa globalmente y por eso mucha gente quiere venir a los shows, ver los partidos y sacarse fotos con nosotros. Por eso el evento en el Luna Park va a ser divertido.

-Cuando recordás los cinco anillos que ganaste, ¿los sentís como algo muy importante en tu vida?

-Sí, fue importante para mí, porque amo ganar y porque fui muy afortunado de ganarlos con grandes jugadores en Detroit Pistons y Chicago Bulls. Es muy importante para mis hijos también, y me gusta, además, que los chicos me admiren como jugador. Eso es lo que busco viajando por el mundo: quiero ver sus sonrisas y que en los países a los que viajamos se identifiquen con el básquetbol como deporte.

-¿Qué opinión te merece un jugador como Manu Ginóbili?

-Me gusta mucho y sin dudas va a estar en el Salón de la Fama. Tiene 36 años y aún sigue compitiendo y ganando. Y no me sorprendería para nada que vuelva a ganar un anillo de la NBA, porque él aún puede ganar.

-¿Cuál es para vos su mayor virtud?

-Es un jugador muy fuerte y ganador. En sus principios en la NBA hacía movimientos extraños, pero aprendió a controlar su cuerpo y sus emociones en función del equipo. Pero la virtud que más le admiro es su determinación para ganar y en toda su carrera no fue otra cosa que eso, ganar. Aquí deberían estar enloquecidos con él, ya que puso a la Argentina en el mapa.

-Veinte años atrás no había tantos latinos en la NBA como ahora. ¿En qué sentído creés que se favoreció la competencia?

-Comparando veinte años atrás con la actualidad, los jugadores son mucho más vivos y nos dimos cuenta de que en América latina hay una gran cantidad de buenos jugadores, con un gran sentido de juego en equipo. Y creo que la comunidad de latinos en la NBA va a ser cada vez más numerosa, lo puedo asegurar.

-¿Estás a gusto en Buenos Aires? ¿Qué te parece la ciudad?

-Es bueno estar acá. Es una hermosa ciudad y no sólo vengo a jugar: quiero conocer, recorrer los barrios, charlar con la gente, interactuar con los chicos y ver sus caras. De hecho, sería muy bueno si las autoridades quisieran acompañarme a visitar las comunidades pobres, porque no siempre necesitan dinero para ser felices, necesitan mirarte y ver que les das una mano, un abrazo. Sentirse cuidados.

-Cuando buscaste referencias de la Argentina antes de venir, ¿te hablaron más de Messi o de Maradona?

-De Messi ¡claramente! Porque es uno de los dos o tres mejores jugadores del planeta, junto al otro tipo que no recuerdo su nombre [Cristiano Ronaldo]. Es muy bueno, tiene una actitud del demonio y una gran mentalidad ganadora. Se prepara para ganar y lo consigue todo el tiempo. Es difícil ser él y aguantar la presión, pero igual gana, año tras año ¡y no para de ganar!

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.