Río 2016. El adiós de la Generación Dorada: un ciclo maravilloso que deja un mensaje inmortal