Básquetbol / Opinión. El futuro es claro: la generacion dorada no se terminó