El hincha de la NBA que entró a la cancha y logró un tiro imposible