La columna de Manu Ginóbili. El tiro de 3 de Luis no es algo ilógico