El título, la única opción