En la Zona sur, Peñarol y Quilmes viven realidades muy parecidas