Opinión. Es inevitable caer en otro reconocimiento