Es una cuestión anímica

San Antonio deberá mejorar su actitud y recuperar la fe si quiere vencer hoy, a las 22, a Dallas, en el 6º partido final del Oeste, y acceder a la gran definición
(0)
29 de mayo de 2003  

Podía suceder. No es una historia novedosa. San Antonio, el equipo del argentino Emanuel Ginóbili, ya había dado muestras de flaqueza espiritual y fragilidad anímica en situaciones límites. Indénticas a las que afloraron anteanoche, cuando desperdició la oportunidad ser finalista de la NBA tras caer, como local, en el 5º playoff ante Dallas por 103-91, después de dominar gran parte del encuentro hasta por 19 puntos.

"Tendré que trabajar mucho en lo anímico", señaló Gregg Popovich, DT de los Spurs, respecto al 6º partido de la serie al mejor de siete, que se disputará hoy, a las 22 (hora de la Argentina), con televisación en directo por ESPN, en el American Airlines de Dallas. Si vencen los Mavericks, el último y decisivo cotejo se realizará pasado mañana, a las 21.30, en San Antonio. El ganador, se medirá por el título de la NBA con New Jersey, que definió categóricamente su serie del Este ante Detroit por 4 a 0.

"Todavía tenemos dos oportunidades para definir la serie. Por eso no todo es tan negativo", aseguró Manu Gínobili, que tuvo una discreta actuación: 5 puntos (1 de 2 en dobles y 1 de 7 en triples), 4 rebotes, 6 asistencias, un robo y 2 pérdidas, en 21 minutos. "Vi algunas caras negativas y gente muy trastornada por la ilusión rota. Son cosas que pueden suceder. Nosotros no podemos dejarnos influenciar por eso. Hay que ganar hoy", agregó el bahiense. También señaló que "nos faltó instinto asesino para aprovechar la ausencia de Nowitzki".

Justamente ésa es nuevamente la incógnita para hoy. No se sabe si el alemán podrá actuar, debido al esguince de rodilla izquierda que lo marginó de los dos últimos choques.

"La victoria le da tiempo a Nowitzki, aunque su carrera es más importante que esta serie", dijo Michael Finley, figura de anteanoche con 31 puntos (12 de 12 en libres) y 8 rebotes. "Mañana (por hoy) tenemos que jugar con la misma energía y determinación", apuntó el base Nick Van Exel, clave en el último éxito, con 21 tantos. En los Spurs fracaszó su colega Tony Parker (7 tantos) y estuvo muy bien defendido Tim Duncan (23 y 15 rebotes).

Otra vez Dallas acertó todos los libres (23 de 23 ,contra 24 de 38 del rival) y fue avasallante en el último cuarto. Con una alta mentalidad ganadora fue al frente sin temores y, con algunos tiros de alto riesgo acertados, estableció un parcial de 29-10 en el último cuarto".

"Jugamos el peor de todos nuestros últimos cuartos. Cometimos muchísimos errores y perdimos de manera ridícula. Otra vez aparecieron los fantasmas en los tiros libres. Tendremos que poner otra mentalidad si queremos ganar en Dallas", fue la cruda reflexión de Popovich. Como aliento para los Spurs, debe recordarse que las otras dos series (Phoenix y Lakers) las definió por 4-2 y como visitante, y que sólo tres equipo en la historia revirtieron un 3-1 en la final de conferencia.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.