Escasa fortuna en el sorteo

La Argentina tendrá un arranque difícil en Turquía: jugará con Alemania y Australia; si lo supera, chocará con rivales del Grupo B, en el que estarán EE.UU., Croacia y Brasil
Miguel Romano
(0)
16 de diciembre de 2009  

Será un grupo accesible, será el de la muerte , será el mejor, será el más complicado. Somos tan afectos a las conclusiones que no podemos desprendernos de esa ingobernable necesidad de definir lo incierto, lo relativo, lo que no se puede medir, mucho menos a medio año del suceso que convoca el análisis.

Eso acaba de ocurrir con el sorteo del Mundial de Turquía realizado por la FIBA, ayer, en Estambul. Un certamen que contará otra vez (como en Japón 2006 y España 1986) con 24 equipos distribuidos en cuatro grupos y en el que por séptima vez consecutiva (12a alternada) participará la Argentina y nada menos que como cabeza de grupo por su orgullosa 1a posición en el ranking mundial, que computa los últimos ocho años de competencias.

Para saber si el grupo es bueno, regular o malo, hay que conocer respecto de qué se lo mide. Por ejemplo, Alemania ¿contará con Dirk Nowitzki? ¿Lo dejará ir el millonario Mark Cuban, dueño de Dallas, siempre reticente a prestar a sus jugadores? El mismo análisis puede hacerse con los demás grupos. ¿San Antonio le dará permiso a Tony Parker para que juegue por Francia en el Grupo D? O, por ejemplo, ¿alguien sabe quiénes jugarán para los Estados Unidos? Ya se habla de que LeBron James se ausentará porque tiene que filmar una película sobre su vida.

Además, nadie puede asegurar cuántos integrantes de la Generación Dorada podrán viajar a Turquía, pues muchos de ellos (Manu Ginóbili, Luis Scola, Fabricio Oberto y Carlos Delfino) tendrán que arreglar nuevos contratos. Es probable que renueven antes del 1° de julio y tengan permiso y libertad para entrenarse, pero también puede ocurrir que no sepan cuál es su nuevo equipo hasta después de Mundial, en cuyo caso no se arriesgarán. Lo dijo el "siempre listo" Scola, que termina en junio su relación con Houston.

Lo que sí puede analizarse son las ventajas y desventajas que tiene el grupo con respecto a la consecutividad de los partidos. El debut no es bueno porque la Argentina se medirá con dos potencias en el arranque: el 28 de agosto, con Alemania (7° en el ranking) y el 29, con Australia (11e_SDgr). Siempre es preferible comenzar con un rival más débil (Angola o Jordania) o tenerlo en el 2e_SDgr juego por si se perdió en el debut y hay que levantar los ánimos.

Otro detalle adverso, aunque inevitable, es la obligación de jugar cinco partidos en seis días en la serie clasificatoria. Aspecto que pesará más que nunca en una Argentina veterana, con varios jugadores por encima de los 30 años. Nadie descarta la experiencia como factor desequilibrante, pero jugando todos los días la recuperación física será dura. Además, Serbia, Australia y Alemania se caracterizan por tener mucha estatura y potencia física, una condición que a los nuestros les cuesta equiparar.

Y si analizamos los cruces, hay algo que pocos se fijaron. El Grupo B, con cuyos rivales se medirá la Argentina si se clasifica, es el único que no se mueve de ciudad, un grave error de la FIBA. Estados Unidos, Brasil, Croacia, Eslovenia, Irán y Túnez llegarán al choque de octavos de final con cinco partidos jugados en el estadio principal, a donde los nuestros llegarán para conocerlo y entrenarse un día antes. Clave es conseguir el 1er o 2o lugar del Grupo A para chocar en esa instancia con el 3o o 4o del B, aunque se supone que entre Croacia, Brasil y Eslovenia no existen grandes diferencias. En todo caso, sería positivo evitar a los brasileños, por la rivalidad y por los antecedentes adversos.

Ni bueno ni malo. Hay que ganar todos los partidos para ser campeones, una gran verdad que siempre se escuchó de boca de los integrantes de la Generación Dorada, aunque esta vez la cuestión será más difícil por el crecimiento de varias potencias (España, Serbia, Brasil) y el listón muy alto que pusieron desde Japón 2006, Estados Unidos y España.

Si no hubo demasiada fortuna en el sorteo, será bueno que aparezca en el Mundial.

  • El DT serbio dijo que le tocó la zona más dura

    Dusan Ivkovic, técnico de Serbia, el subcampeón europeo y rival de la Argentina en el Grupo A, afirmó anoche: "La Argentina y Alemania serán rivales muy complicados. Me parece que será el grupo más duro, pero lo que más me molesta es el lugar de la sede, que está alejada de nuestro país y no serán tantos los que vendrán a alentarnos".
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Deportes

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.