Estados Unidos sigue con ritmo ganador