Euroliga. Un pase mágico de Facundo Campazzo que hizo estallar el Palacio de Madrid