La columna de Manu Ginóbili. Hasta ahora logramos sólo lo que teníamos que lograr