Hay que respetar a todos

Manu Ginóbili
Manu Ginóbili LA NACION
(0)
16 de diciembre de 2009  

Después de permanecer dos horas y media dentro del avión en el aeropuerto de Los Angeles (jugamos contra los Clippers), esperando que solucionaran un desperfecto mecánico, ya estamos en Phoenix, algo cansados, pero listos para enfrentar a los Suns.

Igual tuve tiempo de leer sobre el sorteo del Mundial de Turquía. Creo que nos tocó un grupo que no es ni el más difícil ni el más fácil, aunque es temprano para hacer análisis profundos porque todo dependerá de cómo llegue cada equipo. Como siempre, lo elemental es ser 1 o 2 en el Grupo A para evitar el cruce con una potencia del B, aunque si analizamos los que supuestamente quedarán debajo de Estados Unidos, no sé con cuál quedarme. Eslovenia, Croacia y Brasil son complicados y peligrosos. Va a ser un cruce muy duro el de octavos de final.

En cuanto a los rivales de nuestro grupo, Serbia es el subcampeón de Europa, tiene jugadores jóvenes, con mucho hambre y les sobra potencial. Milos Teodosic es la estrella, un tremendo jugador, pero hay muchos con talento. Por algo llegaron a la final del Europeo 2009 en Polonia, en la que perdieron con España. Además, tienen un entrenador muy duro y estricto, como Dusan Ivkovic.

A Australia lo conocemos bastante. Tienen mucho tamaño y jugadores valiosos en la pintura, como David Andersen, Andrew Bogut y Matt Nielsen. Por ahí no es un equipo talentoso, pero son fuertes físicamente y nos pueden complicar.

Respecto de Alemania, hay que aclarar que una cosa es con Dirk Nowitzki y otra cosa sin él. Si el jugador de Dallas puede ir al Mundial, habrá que tener extremo cuidado y seguramente doblarlo cada vez que tome la pelota. Con Nowitzki ya nos conocemos mucho por las veces que jugamos con la selección y los cuatro enfrentamientos anuales de la NBA, en el clásico de Texas.

Angola es un equipo muy atlético, con jugadores ágiles, rápidos y cierto talento, pero no son tan estructurados en defensa y en ataque. De Jordania, debutante en mundiales, no puedo hablar, no lo vi jugar, pero si se clasificó debe ser por algo. Habrá que verlo en el torneo para analizar su estilo y sus virtudes.

De todos modos, hay que respetar mucho a todos. Hay que salir muy concentrados en los primeros 10 o 15 minutos y si se puede conseguir una buena ventaja en el tanteador para que los suplentes tengan más minutos de juego y no se nos haga pesado el torneo a los titulares. Son campeonatos largos, de casi diez partidos y la parte física es clave.

Además, nuestras posibilidades también dependen del plantel que tengamos, de la salud y la situación contractual de cada uno. De acá a seis o siete meses pueden pasar muchas cosas.

Yo no sé si tendré contrato renovado con San Antonio o si estaré negociando con otra franquicia para junio de 2010. Y el jugador que no tenga contrato no puede arriesgarse a jugar o entrenarse porque si se lesiona puede perderse un año. Y para mí, a los 33, eso sería tremendo. Incluso hay que considerar que ya no somos Many y yo, para esa fecha ya seremos cuatro. Y no es lo mismo moverse como antes. Por suerte, ya que toco el tema, les digo que los mellizos están muy bien y Many también. Ni vómitos tiene y ya entramos el la semana 15 de embarazo. Todo marcha 10 puntos, por suerte.

Todo esto, más las ganas de sentirme bien y confiado definitivamente en los Spurs, después de un año complicado por la lesiones, hace que piense poco en el Mundial. En realidad le presté atención ahora por lo del sorteo, pero no es prioritario. Seguro que quiero jugarlo y sería un orgullo para todos estar otra vez juntos, pero nada se puede asegurar tanto tiempo antes.

Por otra parte, me gustaría conocer Turquía. Me han contado que es un país maravilloso. Yo estuve dos veces en Estambul cuando jugaba la Euroliga con Kinder Bologna, pero hice aeropuerto, hotel y estadio. No vi ni visité nada. Mi amigo Hedo Turkoglu (el turco que jugó en los Spurs hace 3 años) siempre me habla de su país y otro fanático de Turquía es Gregg Popovich, que cada uno o dos años va de visita. Sé que confluyen varias culturas y que tiene lugares fantásticos. Así que ya conoceré Turquía, el año que viene o más adelante, pero no me la voy a perder.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.