La Argentina se coronó con una notable demostración

El equipo de Magnano derrotó a Brasil por 78 a 59 y cerró una campaña espectacular. Además, obtuvo por primera vez la Copa delas Américas; lleva 26 partidos invicto.
Miguel Romano
(0)
27 de agosto de 2001  

NEUQUEN.- Una superfiesta . Eso se vivió en esta ciudad al compás del seleccionado argentino de basquetbol, que brindó un bálsamo de alegría al desplegar un juego contundente para ganar el Premundial de la mejor forma: venciendo a Brasil por 78-59 desplegando un juego contundente y vistoso. Los ingredientes ideales para responder al entusiasmo del público, que vibró con pasión cada tanto del equipo nacional.

El equipo nacional, que ganó por primera vez la Copa de las Américas, respondió desde el arranque ante el entusiasmo del público, que con un fervor emocionante alentó con tamboriles, mientras las banderas argentinas se agitaban en las tribunas.

La Argentina marcó así su 26° partido invicto, además de concretar el quinto triunfo frente a Brasil en el año. Así, redondeó un campeonato brillante, imponiéndose en los diez partidos que protagonizó y clasificándose para el Mundial de Indianápolis 2002 con bastante antelación.

Con una brillante tarea en la defensa, el equipo que dirige Rubén Magnano marcó las diferencias. Las constantes recuperaciones de la selección llevaron a imponerse por 23 a 6 al término del primer cuarto. Un marcador inusual y sorprendente.

Brasil permaneció los primeros 5m42s sin anotar. Fue la resultante de la sensacional actuación de la defensa argentina. A ello se le agregó la inspirada actuación de Emanuel Ginóbili, que anotó 14 puntos en los primeros diez minutos.

Los nervios y las tensiones influyeron en contra y la Argentina jugó luego el peor cuarto del torneo. Magnano dispuso de los suplentes y el equipo pasó del blanco al negro, ya que falló en todos los órdenes: apenas anotó 1 de 7 triples, 1 de 4 libres, 5 de 10 dobles y seis pelotas perdidas. Con los ingresos de Sconochini y de Ginóbili se recobró la fisonomía ganadora.

Luego, la respuesta del equipo local fue contundente, superó nuevamente a Brasil con solvencia. Y Ginóbili se adueñó de todos los aplausos, ya que cuando fue reemplazado llevaba 28 puntos anotados de los 54 que tenía en ese momento la Argentina. Más de la mitad.

Ya impulsados por el fervor de la gente, la Argentina desplegó todas sus virtudes para borrar al rival de la cancha. Al compás de Ginóbili, Pepe Sánchez tuvo un trabajo sobrio, además de la permanente recuperación de Oberto y de Scola.

Los festejos hicieron perder la perspectiva de los récords, ya que la Argentina sólo había vencido en dos ocasiones a Brasil por 20 puntos de diferencia. Pero los dirigidos por Magnano prefirieron festejar antes de terminar el partido por sobre figurar en las estadísticas con una victoria histórica. En el minuto 30 ganaban 7 0 a 33 y el delirio ya se había destado...

La Argentina (78): Sánchez, 2; Ginóbili, 28; Sconochini, 10; Oberto, 8; Wolkowyski, 7 (f.i.); Scola, 8; Farabello, 2; Gutiérrez, 2; Nocioni, 5 (x); Fernández, 1; Paladino, 5; Victoriano, 0. DT: Rubén Magnano.

Brasil (59): Demetrius, 9; Marcelinho, 0; Guilherme, 5; Nené, 8; Sandro, 8 (f.i.); Vanderlei, 4; Alex, 4; Helinho, 7; Anderson, 0; Marcio, 6; Tiago, 4; Estevan, 3. DT: Helio Rubens.

  • Canadá, tercero. El público colmó desde temprano el estadio Ruca Che, con casi 5000 personas. Mientras aguardaba la actuación argentina, observó la gran actuación de Canadá, que derrotó a Puerto Rico por 102-95 en el cotejo que definió el tercer puesto del Premundial.
  • Allí se destacó el base de Dallas Maverick Steve Nash, que anotó 22 puntos y logró 11 asistencias.

    El quinto clasificado para Indianápolis 2002 fue Venezuela.

    ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?