Opinión. La lección del público cordobés