La mejor prueba: un amistoso con el Dream Team