Lo mejor de Manu Ginóbili ante Phoenix: en dos minutos metió tres triples, una bandeja y robó una pelota