Logros muy difíciles de superar

Miguel Romano
(0)
31 de diciembre de 2001  

Tres factores confluyeron para que el basquetbol nacional lograra durante 2001 su más alto rendimiento internacional de los últimos 50 años y abriera un plazo fijo que puede brindar réditos fantásticos.

La contratación del técnico Rubén Magnano como entrenador jefe de todos los seleccionados, la prolija y seria organización de la Confederación Argentina de este deporte y la llegada al equipo superior de muchos jugadores jóvenes, que acrecentaron su capacidad en la alta competencia europea, permitieron que la Argentina se apoderara de la hegemonía continental dentro del ámbito de la FIBA.

Los títulos y las estadísticas son elocuentes: en menos de tres meses los diferentes seleccionados que armó Magnano -utilizó 27 jugadores para cuatro torneos- consiguieron 31 victorias -29 consecutivas- en 33 encuentros. Cayeron sólo frente al Dream Team de la NBA.

La Argentina logró el título Sudamericano de mayores en Valdivia, Chile, después de 14 años; obtuvo el Top 4 al vencer en la final a Lituania; ganó la medalla de oro por primera vez en un Premundial, el de Neuquén, y luego, con un plantel muy precario, con algunos jugadores de 16 y 17 años, consiguió la de plata en los Juegos de la Buena Voluntad, de Melbourne, Australia.

Además, el seleccionado Sub 21 subió al puesto más alto de la historia de los mundiales al lograr la medalla de bronce en Saitama, Japón; en tanto que los cadetes retuvieron el título Sudamericano en Bogotá.

Las mujeres se clasificaron para el Mundial de China, Estudiantes, de Olavarría, ganó la Liga Nacional y revalidó el predominio argentino en la región con un título Panamericano de Clubes y la retención de la corona en la Liga Sudamericana.

Individualmente, los basquetbolistas argentinos también se lucieron en el exterior, especialmente Emanuel Ginóbili -el mejor del año- que obtuvo con Kinder Bologna la Euroliga, la Copa Italia y la Liga Italiana, coronándose, además, como el Mejor jugador de Europa. Ningún argentino había cumplido jamás semejante campaña.

Y algo más, que pocos saben, y quizá resulte lo más agradable y venturoso, algo que abre el gran crédito para el futuro tras esta avalancha de medallas: el mes último, en la ciudad de El Oro, Ecuador, la Argentina disputó con dos equipos un Sudamericano de la categoría mini menores de 12 años-. El resultado fue: la Argentina campeón y subcampeón.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.